lunes, 31 de marzo de 2014

Elaboran en Hospital Infantil alrededor de 900 batas al mes para doctores y pacientes

HERMOSILLO, SONORA, MARZO 29 DE 2014.- Para ahorrar en material y agilizar la adquisición de batas, manteles y ropa que se usa en el Hospital Infantil e Integral de la Mujer del Estado de Sonora, se cuenta con el taller de costura, donde cuatro mujeres trabajan diariamente por mejorar la atención que se presta a los pacientes.

Entre ellas se encuentran Reyna y Lupita, quienes de momento usan las máquinas de coser para terminar un par de batas de color azul; frente a ellas se encuentra la mesa donde recortan la tela y que les sirve para planear los trazos que harán durante el día.

Esta área, poco conocida por los usuarios, es un complemento a los servicios que se prestan en el nosocomio y tiene como objetivo, además de evitar gastos a la unidad, que los niños y mujeres que se atienden tengan siempre las prendas y otros accesorios de tela que ocupan en el proceso de recuperación.

“Aquí fabricamos toda la ropa quirúrgica: batas, sábanas, pijamas y a veces hasta cortinas para el hospital”, comenta Reyna Angélica Urquijo, responsable del taller de costura.

Las cuatro empleadas comienzan a laborar desde las siete de la mañana en los pedidos que les hacen los médicos, que pueden incluir desde prendas que se usan en procedimientos quirúrgicos hasta antifaces que cubren los ojos de los recién nacidos cuando se exponen a la luz de las incubadoras.

“Nos llega la tela y hacemos de todo, también remendamos lo que está dañado. Si hay mucho trabajo nos quedamos tiempo extra para que salgan las urgencias que tienen en el hospital”, afirma la costurera.

En el área de costura, ubicada al exterior del nosocomio, se almacenan las telas; con ellas las empleadas elaboran las prendas, después las envían a lavandería y de ahí se esterilizan para que el paciente siempre cuente con ropa, batas y otros accesorios higiénicos que permitan una atención oportuna.

Lupita es una de las empleadas con más tiempo en el área. Le gusta su trabajo porque siempre está ocupada, le divierte y, de cierta forma, ayuda a los niños.

“A parte de que aprendemos, me gusta mucho todo lo que hago”, dice la costurera mientras pone la tela en la máquina de coser. Tiene mucho trabajo, pues cada mes entre las cuatro, elaboran cerca de 900 piezas para el hospital.



Si te interesan mas notas similares mira aqui

Recopilado por el Editor
Fuente:saludsonora.gob.mx

0 comments:

Publicar un comentario

Que opinión tienes de esta nota?